RECUPERA TU MOTIVACIÓN PARA IR A TRABAJAR

A veces nos cuesta encontrar motivación suficiente para ir cada día al trabajo. Ya sea por cansancio, rutina, estado de ánimo. Puede ser algo puntual, o algo que nos “persigue” todos los días.

El trabajo ocupa un tercio de tu vida, ¿No crees que es importante disfrutar ese tiempo en la medida de lo posible?

Confucio dijo: “Elige un trabajo que te guste, y no trabajarás ningún día te tu vida”. Bien, si eres de esos afortunados quizá no te interese seguir leyendo.

Si no lo eres, hay ciertos consejos que puedes seguir, pequeños cambios en tus rutinas diarias que te ayudarán a sentirte más motivado, y por lo tanto, más feliz.

Empezando el día…

Despiértate con suficiente tiempo de antelación

Cuando te levantas tarde y con prisa, con poco tiempo para todo, ya empiezas el día con cierto estrés. Si has de conducir para ir a trabajar y vas con el tiempo muy justo te parecerá que el resto de conductores se han asociado para hacerte llegar aún más tarde.

Desayuna

Importantísimo, resérvate un tiempo para tomarte tu café con tostadas, tu zumo de frutas, o lo que te guste desayunar. Incluir fruta por las mañanas te aporta energía extra y una manzana despierta tanto como un café.

Date una ducha

No importa si es de 5 o 10 minutos. La ducha te despeja, te ayuda a despertarte, además de todas las sensaciones agradables que aporta estar recién duchado.

Llega al menos 10  minutos antes de tu hora

La puntualidad está muy bien vista por tus jefes. Llegar antes, además, tiene otras muchas ventajas, como minimizar el estrés, porque llegar tarde implica prisas, explicar los motivos, y tu cerebro ya interpreta que ese día empieza mal. Puedes dedicar ese tiempo previo para saludar a tus compañeros, organizarte las tareas del día, o tomarte otro café.

En el trabajo…

Piensa en tu motivo para ir a trabajar, y respétalo.

Puede ser por querer ascender, para aprender, o por dinero. El caso es que hay algún motivo para ir a trabajar, si no, no irías. Respétalo, realmente tú decides ir a trabajar. Si es porque necesitas el dinero, eso ya es suficiente motivación. Piensa en las cosas que compra ese dinero, y que no podrías tener si no tuvieras tu trabajo. Piensa también en cuánta gente no tiene tu suerte, y no tiene un lugar a donde ir cada día.

Tu aporte es importante.

Si tienes tu trabajo, es porque te necesitan. Tu trabajo es clave para la consecución de un objetivo. Eres parte de algo. No importa qué clase de trabajo sea, todos suman. Piensa en ello, y podrás dar lo mejor de ti y sentirte realizado.

Sonríe

Si trabajas solo y no tienes a quién sonreír, ponte música que te guste o te divierta. Si trabajas con compañeros, de cara al público, sonríe todo lo que puedas. La sonrisa es contagiosa.  Y es un ejercicio fantástico. Cuánto más sonríes, aunque no tengas muchas ganas, te acostumbrarás a hacerlo y te saldrá de forma natural después.

Ponte retos

Nuevamente, no importa qué tipo de trabajo sea. Siempre hay un reto que puedes plantearte, grande o pequeño.  Cosas que seas capaz de hacer porque ponerte desafíos imposibles aumentará tu estrés. Procura aprender cosas nuevas en tu trabajo, fórmate para mejorarlo o complementarlo.

Piensa en lo que harás después de salir de trabajar.

Busca algo que te guste y que puedas hacer después de salir de trabajar. Un paseo, un rato de juegos con tus hijos, practicar deporte, leer un buen libro. Te hará sentir que aprovechas el tiempo libre después del trabajo. Esas pequeñas cosas o libertades incrementarán tu motivación.

Desarrolla tu faceta personal.

Es muy importante sentirte realizado y mantener cierto equilibrio emocional independientemente de tu situación personal (soltero, casado, con o sin hijos). Todo ello influye y repercute directamente a nivel profesional.

Tenemos libertad de elección, siempre puedes escoger cambiar de trabajo si no estás a gusto, pero si no es posible, sácale todo el partido posible al que tienes, y en lugar de esperar que pasen, intenta disfrutar de esas horas que le dedicas cada día.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *